La increíble historia de un lugar increíble. El Salto del Tequendama

Vista Salto de Tequendama Tomado de: https://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Hotel_y_Salto_del_Tequendama.JPG

Cuenta la historia que, en tiempos de los Muiscas, diluvió durante tres días y cuatro noches sin descanso. La lluvia fue tan inclemente que acabó con los cultivos, devastó casas y ahogó animales. Desesperados, los caciques, imploraron a Bochica, el anciano Dios de la Sabana. Que con su bastón abrió las majestuosas rocas para desbordar el agua y dar vida a uno de los espectáculos naturales más solemne del continente, el Salto del Tequendama.

El Salto del Tequendama, ubicado a 32 Kilómetros de la salida de Bogotá por la Autopista Sur, es conocido por las historias espectaculares y sobrenaturales que de él se suscitan. Sin embargo, pocos saben que allí se construyó en el siglo XVIII una estación de tren que funcionó hasta 1927. Para convertirse después en un lujoso hotel, abierto únicamente para las personas adineradas en Colombia. Se dice que, a las fiestas y reuniones ofrecidas, solo se podía asistir con vestido de gala y de “punta en blanco”.

¿Qué hay de las historias de  fantasmas?

El hotel predilecto de los ricos bogotanos funcionó hasta los años cincuenta cuando pasó a convertirse en un restaurante, que finalmente cerró en 1986. A partir de ello, la casa ha sido protagonista de todo tipo de historias fantasmagóricas y paranormales. Inspira a los más curiosos a desentrañar los misterios de la antigua construcción. Cuentan los relatos que este enigmático lugar ha invitado a muchos suicidas a arrojarse por sus más de 157 metros. Puede ser una muerte segura, no solo por la altura sino por los elevados niveles de contaminación que la vertiente del rio Muña trae en sus caudales.

¿Qué actividades puedo desarrollar en el Salto del Tequendama?

La oferta de este magnífico espacio, reconocido en 2018 como “Bien de Interés Cultural del ámbito Nacional”, fue reactivada en el año 2011. Momento en el cual la Fundación Ecológica El Porvenir la adquirió. Luego la adecuó para convertirla en lo que hoy es un Museo Temático para locales y turistas.  En el lugar podrás disfrutar de la invaluable biodiversidad natural, especialidades gastronómicas propias de la región, exposiciones artísticas y fotográficas y recorridos turísticos. Los visitantes al Salto de Tequendama aprenderán sobre la importancia de la conservación de este patrimonio natural de Colombia.

Sección