Leyenda "El duende Baltazar"

Vive en el oriente de Bogotá, Capital de Colombia, el Duende Baltazar anda asechando jovencitas por todo el lugar donde empieza esta historia.

El duende Baltazar de la Candelaria

Dice la historia de Bogotá en su versión no oficial que en el siglo dieciocho, entre los años 1.700 y 1.800, en una casa de la calle 13 con carrera 5a, en el barrio La Candelaria, vivía una mujer muy bella y soltera que de un momento a otro resulto embarazada, nadie le conoció un pretendiente.

Ella muy avergonzada por su condición quizo evitar que las demás personas del barrio la acusaran y la trataran mal, paso meses escondida en su casa y en el momento que nació su bebé lo botó en un pozo donde se cogía agua, en aquella época no existía acueducto en Bogotá, el pozo se encontraba en el patio central de la casa.

Lo llamaban el Duende Baltazar

Dicen que sale de vez en cuando a asustar a las mujeres del barrio y que en el patio de la casa donde nació están las huellas de sus pies descalzos.

Tan solo hace unos años en esta casa funcionaba un restaurante. Según los visitantes de la época, los niños siempre jugaban solos. Y según los meseros nunca podían dejar las mesas arregladas porque a la mañana siguiente las encontraban desordenadas.

Ahora dicen que el duende Baltazar le encanta jugar con los niños y que desarreglar la casa es una de sus travesuras más frecuentes. Aunque dice que la casa hoy en día se encuentra abandonada, encontramos que en la candelaria existe un restaurante llamado La mansión del duende  en el cual suceden actividades paranormales.

Los encargados del restaurante, en cuyas instalaciones se han grabado documentales sobre temas paranormales dan cuenta que esta historia es real.

  • Estrella
  • Estrella
  • Estrella
  • Estrella
  • Estrella